Desde que se empieza la construcción de un proyecto llamese: plantas de servicios públicos de la ciudad, viviendas, edificios comerciales, infraestructuras de petróleo y gas, o cualquier otra estructura que se construirá, requieren un supervisor de construcción.

empleo-supervisor

“Los supervisores de la construcción tienen una gran demanda, y hay una escasez. Sin embargo, hay una escasez en los todos los oficios que requieren ciertas habilidades. Los supervisores de la construcción por lo general, provienen de otras especialidades, por lo que la demanda sigue creciendo”, dijo Mike Holland, presidente de la división de Marek Brothers, con sede en Houston, que ofrece servicios de construcción de especialidad comercial y residencial en numerosas ciudades.

La industria del petróleo y el gas está en auge en estos momentos a través de Texas, lo que ha atraído gran parte de la labor comercial para la industria de la energía, pero también estamos viendo una escasez.

“En la década de 1970, la gente miraba a los oficios como una buena carrera, pero no tanto en la actualidad. Sin embargo, trabajar en los oficios sigue siendo una carrera sólida, y un título de cuatro años no es necesario”, dijo Mark L. Boyer, presidente de Boyer Inc., una empresa de construcción que proporciona una amplia gama de servicios y tiene sede en Houston.

Según Holland, hay cursos limitados para capacitar a los supervisores de la construcción, debido al hecho de que la mayor parte de las habilidades se aprende en el trabajo. Los que están trabajando en los oficios, si están interesados, son capaces de trabajar hacia un puesto de supervisión de la construcción y ser promovidos.

“Nos hemos asociado con Lone Star College como socio corporativo y desarrollamos nuestros propios cursos especializados, adaptados a nuestro negocio”, dijo Holland.

Después que el individuo ha completado los cursos, el supervisor de construcción en formación es colocado en un grupo antes de que se le permita trabajar por su cuenta.

“Simplemente no podemos encontrar supervisores de la construcción, por lo que desarrollamos nuestro propio programa de entrenamiento de cuatro años, entrenando a nuestros (futuros) empleados. El curso incluye la formación en el puesto de trabajo, con capacidad de gestión que se enseña en el salón de clases”, dijo de Boyer.

Durante el entrenamiento en Boyer, los alumnos obtienen un 5 por ciento de aumento salarial cada seis meses, lo cual es un incentivo para tomar ventaja de todo lo que se ofrece. En cualquier momento dado, Boyer tiene de 15 a 20 personas en su curso.

“Los supervisores de construcción tienen un gran empleo. Ellos trabajan con los ingenieros, arquitectos, contratistas, diseñadores y otros. Además, es importante que sean capaces de resolver los problemas. El ambiente siempre está cambiando en una obra en construcción, por lo que hay que adaptarse a los cambios, que no es un rasgo fácil de encontrar “, dijo Holland.

Boyer añadió que los supervisores de la construcción tienen que ser capaces de leer planos, entender ingeniería, control de procesos, estructuras de hormigón y más.

“La industria de la construcción, al igual que otras industrias, ha cambiado. La tecnología y los avances también han afectado a nuestra industria y, hoy en día, hay un mayor nivel de sofisticación necesario, incluso para verter cemento”, dijo Boyer.

Los supervisores de la construcción también representan a la empresa cuando se encuentran en el sitio de la obra, en las reuniones y en todas las áreas. Por lo tanto, necesitan la diplomacia, don de gentes, tacto y el conocimiento para responder preguntas y mantener un proyecto a nivel profesional, dijo Holland.

“Cuando un supervisor de construcción está en el trabajo, él está a cargo. Su jefe no está al final del pasillo para hacer preguntas, así que todos dependen de él para tener el conocimiento y las habilidades para manejar el proyecto.

Los supervisores de la construcción son la parte más importante de la cadena de proyectos y hay mucha responsabilidad sobre sus hombros”, dijo Holland.

Según Boyer, los supervisores de la construcción obtienen un buen sueldo. En el extremo inferior ganan alrededor de $70,000, con el extremo superior alcanzando los seis dígitos.