El concreto tiene muchos vacios interconectados y aberturas de varios tamaños y formas, aunque casi todos los de dimensiones capilares. Si los vacios y aberturas son pocos y no están interconectados directamente, habrá poca o ninguna penetración de agua por infiltración, de modo que el concreto será clasificada como resistente al agua.

permeabilidad-concreto

El concreto que está en contacto con agua sin presión, ordinariamente la absorberá por tensión superficial del líquido en las paredes de los capilares húmedos.

El concreto resistente al agua que se utilice en edificios debe ser denso, estar bien curado y contener aglomerados duraderos y con buena granulometría. El contenido de agua del concreto debe ser lo más bajo posible, sin detrimento de su facilidad de manejo y colado. Sin embargo, la resistencia del concreto a la penetración del agua se puede mejorar añadiéndole durante su manufactura aditivos repelentes al agua.

Casi todos los materiales para obra de albañilería también absorben agua. Algunos de ellos son altamente permeables bajo presión. El mortero se uso común en albañilería absorbe agua, pero usualmente contiene pocas aberturas que permitan la infiltración.

No obstante, los muros de obra de fábrica pueden tener infiltraciones por las juntas entre el mortero y los ladrillos. Excepto en los muros a la capuchina construidos con piezas de albañilería muy permeables, la infiltración a través de las juntas tiene por causa la falta de mortero en ellas y la escasa adherencia entre este y dichas piezas. Igual que en el concreto, la velocidad de penetración capilar a través de los muros de albañilería es pequeña en comparación con la posible velocidad de infiltración.