El término “profesional” se aplica comúnmente en un sentido muy amplio. En general, se emplea para referirse a un alto grado de habilidad y capacidad en un campo de trabajo específico. También puede indicar que la persona a la cual se aplica el término cumple de buen grado y con responsabilidad sus funciones, en favor de los intereses de la gente y las comunidades en las que se encuentra. Por último, el término “profesionista”, de uso más restringido, distingue a un grupo humano con orientación vocacional específica hacia un determinado negocio o trabajo.

arquitecto

Los arquitectos son profesionistas en este último sentido, ya que tienen la educación necesaria, experiencia y el reconocimiento oficial. Cuando cumplen bien con su responsabilidad, están apegándose, además, al concepto de profesional. Su responsabilidad de ser profesionales no es sólo tradicional, sino también un requisito legal.

Fuente: Enciclopedia de la Construcción.