El concepto de espacio abierto es una idea que ha estado revolucionando la arquitectura de interiores en los últimos años. Uno de los ejemplos más claros es el auge de movimientos como el co-working, que ha favorecido el despliegue de oficinas sin paredes interiores, favoreciendo el intercambio de ideas entre pequeños negocios. Pero este concepto también se ha llevado a la vivienda doméstica. Diferentes arquitectos de renombre han trabajado el concepto de la casa sin paredes interiores, pero quizá ninguno con resultados tan peculiares como Yamazaki Kentaro.
photo_main_01
El arquitecto japonés ha diseñado una casa pensada para ser decorada mientras se vive en ella. La propiedad está pensada como vivienda familiar y comprende diferentes espacios que pueden servir diferentes funciones. La ausencia de paredes es lo que hace de esta vivienda un espacio tan versátil, aunque su principal desventaja es la falta de privacidad. El baño, por ejemplo, está rodeado de paredes de cristal.
photo_main_03
La estructura de la casa está compuesta de cuatro cajas abiertas de madera, cada una compuesta de dos alturas y encaradas al espacio interior, que representa la principal zona de convivencia de la casa. Este planteamiento pretende hacer de la casa un espacio multi-funcional, pensado para evolucionar en relación a las necesidades y voluntades de sus huéspedes.
photo_main_07
“Sin definir o limitar las futuras  posibilidades de la familia, hemos diseñado una casa que permite cierta flexibilidad en las actividades del día a día” explica Kentaro.


Fuente: Lamudi